Saltar al contenido
Portada » Blog » Hijos con mamitis

Hijos con mamitis

«Cuando los niños se muestran muy apegados y temerosos, hay que darles una dosis extra de amor y seguridad».

Miguel Sánchez Zambrano

Los niños pequeños necesitan la referencia continua de los padres. Es normal que, en sus primeros años, les contraríe el hecho de no verles o tener que separarse de ellos. Esto es así porque precisamente son sus progenitores quienes les aportan ese sentimiento de seguridad que ayuda a enfrentar las pequeñas novedades y frustraciones de cada día.

Lo natural sería que, a medida que van ganando autonomía, se vuelvan más independientes, pero no siempre ocurre así. La realidad demuestra que hay niños que no acaban de atreverse a despegar. En ese caso, lo mejor es tratar de separarse de él lo menos posible, pues él no atreverse es señal de que no está preparado. No por separarte del hijo, este ganará seguridad.

Cuando tu hijo nota que pasas con él todo el rato que puedes, que no te volatilizas de repente y desapareces, adquiere la base de seguridad y confianza necesaria para separarse de ti y explorar por su cuenta.

DOBLE RACIÓN DE CARIÑO

En estas situaciones resulta muy contraproducente expresar nuestro deseo de independencia con frases como: “Estoy deseando que te hagas mayor” o “A ver si me dejas en paz un rato”.

El niño lo vive con rechazo y le provoca el efecto contario: mayor inseguridad y dependencia. Tampoco es positivo que las primeras veces que se atreva a despegarse salgamos corriendo. Lo mejor es permanecer donde nos dejó por si necesita hacer comprobaciones y no marcharnos de un lugar dejándole sin despedirnos.

Aunque puede parecer que nos ahorramos el trance de la despedida, eso le crea inseguridad, le hace desconfiar y por tanto no favorece su proceso de independencia. Lo que hay que hacer es decirle adiós con naturalidad e intentar que te vea con tranquilidad y alegría. También es muy importante decirle cuándo vas a volver.

Por supuesto, no olvides ofrecerle todas las ocasiones posibles para que se muestre independiente. A veces son los propios padres que se muestran, sin darse cuenta, estar demasiado encima de ellos, protegiéndolos demasiado. Esto no va a facilitar, en absoluto, su espontaneidad, contribuyendo a mantener esa dependencia no deseada.

FAVORECE SU AUTOESTIMA

Demuestra a tu hijo que le quieres tal cual es, que te gusta que aprenda cosas nuevas y que vas a estar siempre a su lado:

  • Observa, atiende y alaba sus capacidades y procura intervenir lo menos posible en sus juegos y actividades.
  • Déjale que te ayude en las tareas de la casa (poner la mesa, colocar la compra, regar…).
  • Facilitarle y ayudarle a que exprese sus sentimientos.
  • Valora siempre sus esfuerzos al margen de los resultados. Esto es absolutamente fundamental. Lo que vale es el esfuerzo, no el resultado.
  • No hagas por él lo que puede hacer sólo y desde luego, es muy importante que no le transmitas tus temores.
  • Déjale elegir, cuando sea posible. Por ejemplo, elegir la ropa a la hora de vestirse, de realizar actividades…
  • Escúchale siempre que hable contigo y concede crédito a lo que te cuenta y a lo que siente. Muestra interés por lo que te dice, aunque a ti te parezca que no tiene importancia. Para él la tiene y mucha.
Centro acreditado por la Consejería de Salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucía para Centros Sanitarios
©2024 Centro de Terapias Familiares – Diseño y desarrollo: Softic | Grupo Isonor
Ir al contenido